Sudamericano de Fuscas y kombis

Se viene el Encuentro

El pasado del Volkswagen escarabajo tiene elementos un poco siniestros. La idea brotó de la cabeza de Adolf Hitler, que antes de desatarse la guerra quería un automóvil confortable y económico para la clase media alemana. Primero había diagramado y construído una extensa red de autopistas  (las autobahn) y luego quería poblarlas de Volkswagens para que la familia del régimen nazi recorriera su país en una forma de turismo endogámico.

La pregunta que surge entonces es: ¿cómo un automóvil con ese origen tan oscuro pudo consolidarse después de la guerra y atravesar las décadas de la segunda mitad del siglo XX y entrar en el siglo XXI como un ícono de la creación humana con cuatro ruedas?

Porque si en sus inicios fue un símbolo del Tercer Reich, luego pasó a ser un arquetipo de las clases medias de muchos países del mundo donde imperaba la democracia liberal e incluso el socialismo, se adaptó a modas y a tendencias culturales.

Fue el automóvil de los hippies y los surfistas.Fue el auto de paseo en los balnearios europeos, en su variante descapotable, así como en las tres Américas. Fue Herbie en películas para niños. Fue y es el auto que todo aquel que haya tenido no puede olvidar o recordar con su sentimiento de nostalgia.

Es todavía, racionalmente, una de las máquinas más alegres que existen. Los rasgos sonrientes de su careta, la gracia de su forma, lo cómodo y confortable de su andar a través del tiempo han creado en el inconsciente colectivo una especie de ser vivo.

Quizás esta sea la razón por la que se lo apoda en casi todos los países donde se encuentra. En el mundo anglosajón se lo conoce como “beetle”, en Italia es “maggiolino”, en Brasil es el “fusca”, en el mundo hispano es el “escarabajo”.

Casi todos los años hay un motivo de festejo por parte de la comunidad fusquera. Este año se conmemora el 50º aniversario de la creación del escarabajo 1962, producido tanto en las planta madre de Wolfsburg como en Brasil.

Con ese motivo, el próximo 18 de noviembre se realizará en la explanada de la Aviación Naval de Laguna del Sauce, en Maldonado, el llamado Sudamericano de Fuscas, que tendrá la participación de autos y aficionados de todo Uruguay, Argentina, Brasil, Chile y Paraguay.
El modelo 1962 fue importante por varios motivos técnicos, pero sobre todo económicos.

Ese fue el modelo que marcó una expansión mundial, llegándose a los cinco millones de ejemplares vendidos ese año.El festejo consiste en diversas pruebas de aceleración y destreza en pista, homenajes y premiación a los modelos más emblemáticos, actividades recreativas para todas las edades, stands con venta de accesorios, feria gastronómica y sorteos entre todos los fuscas participantes.

Todo esto se desarrollará en un marco natural ideal para compartir una jornada familiar y social a orillas de la Laguna del Sauce. “El objetivo es reunir a la mayor cantidad de fuscas de Uruguay, y ponerlos en la vidriera que es Punta del Este. Este lugar pretende elevar la marca Fusca”, explicó a El Observador Marcos Grolero, uno de los organizadores del evento.

Además de recordar el pasado, Volkswagen tiene una vocación de futuro, y de futuro cercano. Para 2013 se lanza un nuevo modelo de Fusca, que ya se presentó en el Salón del Automóvil de San Pablo, y que se fabricará tanto en  Alemania y como en Brasil.

Aparte de la exhibición de los más 250 modelos de Volkswagen que esperan recibir los organizadores y una caravana por la rambla de Punta del Este que piensan realizar el sábado 17, uno de los eventos más importantes del encuentro será el armado de un gran logo de Volkswagen entre los coches participantes que será fotografiado desde el aire.

“Esperamos que sea el logo más grande del mundo”, dijo Rodolfo Herrero, uno de los responsables de Fusca.net, que además de ser un club de propietarios de Volkswagen con más de 6.000 socios registrados y de organizar el evento, dispone de un servicio de repuestos específicos y confección de motores.

Para captar la imagen, los organizadores obtuvieron la colaboración de la base aérea de Laguna del Sauce, que prestará un helicóptero.  “Este encuentro es una forma de sociabilizar. Se hacen amigos, se forman parejas”, agregó Herrero.

El encuentro quiere mantener un criterio democrático en la aceptación de los inscriptos. Dentro de la fanaticada de escarabajos y otro modelos de Volkswagen existen las dos escuelas: 1) los que mantienen los coches con criterios de originalidad extremos, como si sus autos fueran un objeto de museo; 2) los que se juegan a hacer cambios y tunean los modelos, incluso para enojo de los puristas. Pero en concordia unos y otros estarán presentes en Punta del Este.

Las entradas tendrán un costo de $100 por persona para el público, con ingreso libre y gratuito para menores de 12 años inclusive. Los interesados en participar activamente de la muestra con su “escarabajo”, “kombi” o modelos asociados, podrán abonar un tique de $300 válido por el ingreso del vehículo, su conductor y un acompañante, quienes participarán de sorteos y beneficios exclusivos.